TEMAS DE ACTUALIDAD :

El abuso sexual a monjas, otro escándalo que sacude a la Iglesia católica

Por  Staff Puebla On Line | Publicado el 07-02-2019

ROMA — El abuso sexual de monjas y religiosas por curas y obispos católicos —así como los abortos que en ocasiones resultaron del abuso— han sido eclipsados durante años por otros escándalos de la Iglesia católica romana.

Esa situación pareciera haber cambiado esta semana, cuando el papa Francisco reconoció públicamente el problema por primera vez.

“Me hizo muy feliz”, comentó Lucetta Scaraffia, la autora de un artículo que denuncia el abuso que sufren monjas y mujeres laicas devotas a la religión a manos de curas, el cual fue publicado este mes en una revista, Mujeres Iglesia Mundo, que se distribuye junto con el periódico del Vaticano.

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

Desde su apartamento de Roma —el cual en esencia se ha convertido en un estudio de televisión lleno de reporteros internacionales, según sus palabras—, Scaraffia señaló: “Por fin, ahora muchas mujeres tendrán el valor de hablar sobre el tema y denunciar a sus abusadores”.

Los comentarios que realizó el papa el 5 de febrero, en respuesta a una pregunta que le hicieron en el avión papal sobre el artículo de Scaraffia, llegaron décadas después de alegatos persistentes de este tipo de abusos y una aparente pasividad del Vaticano, la cual ahora ha chocado con la conciencia intensificada de la época del movimiento #MeToo. También llegan poco antes de un congreso extraordinario de obispossobre abuso sexual el cual está programado a celebrarse el próximo mes en el Vaticano.

Sin embargo, lo que llamó la atención del mundo fue la descripción dramática —e imprecisa, de acuerdo con una declaración emitida el 6 de febrero desde el Vaticano— que hizo el papa de un ejemplo de esos abusos al etiquetarlo de “esclavitud sexual”.

“Al referirse a la disolución de una congregación, el santo padre habló de ‘esclavitud sexual’ se refería a la ‘manipulación’”, aclaró el miércoles el vocero del papa, Alessandro Gisotti, en un comunicado dirigido a reporteros.

Defensores de las monjas que sufrieron abuso sintieron alivio de que el papa hubiera puesto el tema en la mira de la Iglesia. Sin embargo, también destacaron que es una situación que lleva mucho tiempo y que los otros comentarios que dio el papa el martes no inspiraban confianza en que se llegaría a una solución expedita.

En su típico tono improvisado, Francisco reconoció que “ha habido curas y obispos” que han abusado sexualmente de monjas y que “sigue ocurriendo porque no desaparece una vez que te percatas de su existencia”. Dijo que la Iglesia debía hacer más.

No obstante, aunque intentó demostrar que su predecesor, Benedicto XVI, tomó medidas estrictas en torno al tema del abuso sexual en contra de monjas, recordó un caso aparte, en el cual estaban involucradas mujeres de una orden religiosa que había sido manchada con corrupción sexual y económica.

Francisco relató que Benedicto, quien en aquel entonces era conocido como el cardenal Joseph Ratzinger, el vigilante doctrinal de la Iglesia, dirigió todas sus evidencias en contra de la orden cómplice en una reunión con el papa Juan Pablo II. Francisco dijo que Benedicto regresó derrotado y le comentó a su secretario: “Ganó el otro lado”. Francisco añadió en una acotación al margen: “No debería escandalizarnos, es parte de un proceso”.

Su punto parece ser que la búsqueda de justicia en la Iglesia toma tiempo y expresó que cuando Benedicto se convirtió en papa, de inmediato le pidió a su secretario que le llevara los archivos “y comenzó” a trabajar.

Sin embargo, su ejemplo confundió a los defensores de las monjas que habían sido abusadas por los curas, quienes destacaron que el papa es la única persona dentro de la Iglesia que tiene la autoridad absoluta para tomar cartas en el asunto.

“Me pregunto a qué se refiere con que llevan mucho tiempo haciendo frente al problema, porque no sabemos cuáles son las medidas a las que se refiere”, comentó Zuzanna Flisowska, la gerente general de Voices of Faith, una agrupación que busca una mayor participación de mujeres en puestos laicos de liderazgo dentro de la Iglesia.

“Estamos un poco decepcionadas de que deban ser los medios los que pongan presión en la Iglesia y en el papa para que ofrezcan comentarios”, agregó.

Los expertos aseguran que sobran factores que contribuyen al abuso, su encubrimiento y la escasez de medidas dentro del Vaticano.

Karlijn Demasure, la exdirectora ejecutiva del Centro de Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana de la Iglesia, donde es profesora y experta en abuso sexual de menores y adultos vulnerables, señaló que no hay ningún dato relacionado con la magnitud del problema. Sin embargo, agregó que las evidencias anecdóticas sugieren que “no es algo excepcional”.

Según los expertos, muchos miembros de la Iglesia tienen una mentalidad medieval y consideran que los curas que cometen abusos en contra de las monjas son las víctimas de mujeres seductoras que los tientan. De acuerdo con los expertos, debido a que las víctimas de estos casos son adultas, también hay una tendencia reflexiva a culparlas. La imagen pública reduccionista de la monja como un ente que existe para servir al cura y rezar en silencio también minimiza a las que se atreven a alzar la voz.

A menudo, el abuso ocurre en una relación de guía espiritual, comentó Demasure, en la cual el cura establece un vínculo emocional con la víctima a lo largo del tiempo, como suele suceder en los casos de abuso sexual de menores.

La aparente preponderancia de este tipo de abuso en África e India ha provocado que miembros de la Iglesia atribuya el abuso a las diferencias culturales.

En muchos casos, se han solicitado favores sexuales a monjas que son dependientes económicos de los curas y las tradiciones de servilismo entre las mujeres las vuelve vulnerables al abuso.

Scaraffia mencionó que estaba de acuerdo con la crítica que hizo el papa del abuso, de que proviene de una raíz en la cultura clerical que hace que los curas crean que tienen una autoridad superior y, por lo tanto, tienen el derecho de hacer lo que les plazca con sus feligreses. En los países en vías de desarrollo, donde al parecer hay mayor prevalencia de los abusos a las monjas, los curas tienden a ponerse en pedestales incluso más altos.

Demasure señaló que también está el asunto delicado de las madres superioras que han encubierto el abuso que han sufrido sus monjas para proteger la reputación de la Iglesia, del mismo modo que los obispos han hecho con los curas pedófilos.

“Me temo que es una situación similar”, comentó Demasure.

Así como el fracaso al sonar las campanas de alarma. Desde la década de los noventa, miembros de las órdenes religiosas preparaban informes privados sobre el tema para los altos funcionarios del Vaticano.

Fuente: The New York Times

comments powered by Disqus

Servicios

f

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PUEBLA PUEBLA