Marín, un lastre para el PRI y Peña Nieto

Pablo Ruiz Meza/ Nada Personal/ Milenio Puebla | Publicado el Viernes, 15 de Julio de 2011 07:12

Un verdadero lastre arrastra el PRI en la entidad para las elecciones presidenciales del 2012: el desprestigiado gobierno de Mario Marín Torres, bajo la sospecha de la corrupción y los negocios turbios del chaca, chaca.

De acuerdo a información en poder de mandos del priismo nacional, en la entidad poblana la aceptación de Enrique Peña Nieto tiene es alta, con 40 puntos, similar al resto del país.

Sin embargo, a la pregunta de por qué partido votaría en las elecciones presidenciales del 2012, el Partido Revolucionario Institucional se ubica 20 puntos por debajo de las intenciones de voto al Partido Acción Nacional.

En Puebla los ciudadanos asocian la marca PRI con Mario Marín Torres, posterior a la estrepitosa derrota electoral del 2010 por el desprestigio del gobernador.

En alguna gira de trabajo por el estado, en plena campaña electoral presidencial, el entonces abanderado del PRI Roberto Madrazo Pintado pedía a los dirigentes y militantes de su partido convertirse en “motores” y no en “lastres” para la campaña electoral.

La exigencia madracista bien la podría demandar en este momento al todavía gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, frente a las expresiones del marinismo.

Una eventual postulación de Mario Marín Torres al Senado de la República, simple y llanamente es imposible en este momento.

Algo similar le ocurrirá a las aspiraciones del diputado federal Alberto Jiménez Merino, después de que lo “besó el diablo” con la reveladora historia publicada por el diario Reforma.

De cara a las elecciones del 2012, con altas probabilidades de triunfo y retorno a la Presidencia de la República, el arribismo de priistas es rampante, pero en el PRI siguen los mismos vicios de antaño, lamentó un connotado militantes de este instituto político.

Montados en fenómeno enriquepeñanietista, sectores importantes del priismo poblano creen está allanado en camino a Los Pinos, empero enfrentan un serio problema como marca, con el pesado estigma del marinismo y un vasto archivo de expedientes a cuestas.

Mario Marín es hoy un verdadero lastre para la virtual nominación de Enrique Peña Nieto, con un partido 20 puntos por debajo del PAN en la intención del voto en 2012.

¿Aguantará el PRI la propaganda negra con Marín como protagonista central?

 

Email
comments powered by Disqus